Tratamiento de la diarrea


Manual Clínico para los Servicios de Salud

[ Ver publicación en PDF ]

Prólogo

En América Latina y el Caribe 5,1% de las muertes en menores de 5 años son debidas a diarrea y deshidratación. Sin embargo, en 11 países de la Región la proporción de los niños y niñas a esta edad que mueren por diarrea sigue siendo superior al promedio regional.

De las casi 400,000 muertes en menores de 5 años ocurridas en el 2006 en la Región de las Américas, una de cada cuatro se debió a alguna de las enfermedades incluidas dentro de la estrategia de Atención Integrada a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI). Muchas de estas muertes pudieron ser evitadas mediante acciones sencillas de prevención, diagnóstico temprano y tratamiento oportuno, tanto en los servicios de salud como en la comunidad y a un costo razonable.

La Región de las Américas aparece como la de mayor inequidad cuando comparada con las otras Regiones del mundo. Se considera que la reducción de la morbilidad y mortalidad en menores de 5 años es fundamental para disminuir las grandes brechas entre países, áreas y grupos humanos, y lograr la equidad en el acceso a estrategias disponibles para la prevención y tratamiento de las enfermedades prevalentes, así como la promoción del crecimiento y desarrollo saludables de la niñez, incluyendo la violencia doméstica. El Objetivo de Desarrollo del Milenio número 4 está encaminado a la reducción de la mortalidad en menores de 5 años en dos terceras partes, para el 2015.

Es importante señalarse que gracias al esfuerzo de los países de nuestro hemisferio, la reducción de la mortalidad por diarrea y deshidratación ha sido considerable ya que en la década pasada hasta un 30% de los niños y niñas menores de 5 años morían por esta causa; aún así, la proporción de niños que mueren por diarrea en los países de América Latina y el Caribe sigue siendo cerca de 50 veces mayor que en América del Norte.

A partir de 1996, la estrategia AIEPI asimiló el método de evaluación, clasificación y tratamiento, que se venía utilizando en el programa de Control de Enfermedades Diarreicas (CED) y en el de Control de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) y las lecciones aprendidas en esos programas, fueron básicas en su diseño e implementación. Se cambió el enfoque de programa, que fija la atención en la enfermedad por un enfoque en el que se parte del niño o niña. En cada consulta se evalúa sistemáticamente la presencia de las enfermedades más frecuentes, además de la revisión del crecimiento y del desarrollo, del estado nutricional y de inmunizaciones, así como la alimentación y la promoción del buen trato.

La enseñanza de AIEPI y del manejo de casos de las enfermedades prevalentes, como es el caso del control de la diarrea en las cátedras de pediatría de las Facultades de Medicina y de las Escuelas de Enfermería, ha representado también un gran avance en los últimos 10 años, lo que ha permitido que las nuevas generaciones de futuros profesionales de la salud estén capacitados en esa importante herramienta de intervención en la atención primaria de salud.

El componente comunitario de AIEPI promueve la aplicación de las prácticas saludables para la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de los niños y niñas, como son la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses, la alimentación complementaria adecuada después de los seis meses, la suplementación con micronutrientes, las prácticas de higiene adecuadas, la alimentación del niño o niña durante la enfermedad, la administración del tratamiento correcto en el hogar con sales de rehidratación oral, el reconocimiento de los signos de alarma y la planificación del seguimiento adecuado. Todas estas prácticas están relacionadas con la promoción, la prevención y el tratamiento primario de la diarrea en el hogar.

Los dos avances científicos importantes recientes en el tratamiento de las enfermedades diarreicas son: el cambio de la formulación de las sales de rehidratación oral en relación con las utilizadas desde el inicio de programa por una de más baja osmolaridad y la administración de suplementos de zinc a los niños con diarrea, que ha demostrado disminución en el gasto fecal, la duración de la diarrea y el riesgo de que los niños o niñas presenten nuevos episodios de diarrea en los meses siguientes al tratamiento.

Aun trabándose de un Manual Clínico para los Servicios de Salud sobre el Tratamiento de la Diarrea, esta publicación hace énfasis en el enfoque de atención integral basada en el estado de salud del niño y niña y no en la enfermedad, presentando en especial las prácticas comunitarias para el crecimiento, desarrollo y la supervivencia infantil. Está dirigida a estudiantes y profesionales de medicina, pediatría, nutrición y enfermería, y espera contribuir en la difusión de conocimientos sobre el control de enfermedades diarreicas en el contexto de la atención de las enfermedades prevalentes de la infancia.

Asimismo, esta publicación podrá favorecer una mejor comprensión del problema de la diarrea y generar acciones que ayuden a enfrentarlo, mediante una mejor atención de los enfermos y acciones de promoción de la salud y prevención de la enfermedad.

Es necesario convertir los conocimientos en acción, y de esa forma lograr la meta de disminuir la mortalidad infantil de los menores de 5 años según lo especificado en los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Dr. Yehuda Benguigui

Coordinador, Salud del Recién Nacido, Niño y Joven
Salud Familiar y Comunitaria
OPS/OMS