Una cucharadita de azúcar y una pizca de sal no son inofensivas


La campaña "Juntos contra la malnutrición", de Fundación Bengoa y Farmacia SAAS, ya tiene casi una década entrando a los hogares venezolanos con los valiosos consejos de sus guías de orientación nutricional, caracterizadas por ser muy didácticas y de fácil comprensión. Sus contenidos más recientes invitan a disminuir la ingesta de azúcar y de sal, relacionadas con dos de las enfermedades que más víctimas cobran año tras año en el mundo: la diabetes y la hipertensión.

*Las guías han sido distribuidas en diversas comunidades, farmacias de la red y escuelas del país. Además, están al alcance de todos, porque se pueden descargar en la web para que cada familia o comunidad las lea o imprima cuando desee*

Alego Comunicaciones, septiembre 2014 - Si en la lonchera de su hijo, de lunes a viernes, incluye un cuartico de jugo envasado, el niño ingerirá 600 gramos de azúcar al mes. Si lo acompaña con una galleta dulce, sumará 200 gramos más al mes. Por esos dos alimentos, una vez al día, su hijo recibiría 800 gramos de azúcar todos los meses y en un año estaría ingiriendo 9,6 kilos de azúcar. Ese jugo contiene seis cucharaditas de azúcar y la galleta tiene dos. Estos datos fueron sustraídos de la guía de orientación nutricional "Azúcar: ¡Cuidado! No permitas que te atrape con su dulzura", el más reciente tema abordado por la campaña "Juntos contra la malnutrición", de Fundación Bengoa y Farmacia SAAS.

En esta guía explican a la población venezolana que la ingesta excesiva de azúcar añadida se relaciona con sobrepeso y obesidad y, en el largo plazo, con diabetes, colelitiasis (cálculos en la vesícula biliar), enfermedades cardiovasculares y caries dental (cuando la higiene bucal es deficiente). Son más precisos y especifican que el riesgo de desarrollar diabetes se incrementa 10% con la toma diaria de una bebida dulce o jugo de fruta azucarado.

Algunas de las recomendaciones que se encuentran en la guía para disminuir la ingesta de azúcar son: consumir las frutas frescas, disminuir la ingesta de dulces (caseros, industriales), disminuir el consumo de alimentos que combinen azúcares con grasas (pastelería), no mezclar alimentos dulces con salados en la alimentación de los niños para evitar la adaptación del paladar al dulce, tomar agua para calmar la sed en vez de bebidas y gaseosas azucaradas, y vigilar la cantidad de azúcar oculta en los alimentos, para lo cual presentan una lista de alimentos con la cantidad de azúcar que contiene cada uno, por ejemplo, una cucharada de salsa de tomate contiene una cucharadita de azúcar.

Si bien la diabetes es una enfermedad de cuidado que pone en riesgo la vida de millones de personas en todo el mundo, la hipertensión también se cuenta entre las más peligrosas en la actualidad. Las aproximaciones de la OMS apuntan que es causante de 16,5% de las defunciones anuales a escala mundial. Ante la relevancia de informar y concientizar sobre este problema de salud, "Juntos contra la malnutrición" en 2012 dedicó su esfuerzo a promover la disminución de la ingesta de sal, poderosa medida para prevenir la elevación de la presión arterial.

Detallan en la guía titulada "Menos sal, más vida" que la hipertensión recarga el trabajo del corazón y de los riñones, y aumenta la probabilidad de sufrir enfermedad renal, ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares. Cabe destacar que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo, de ahí la importancia de alejar el salero de la mesa y disminuir en el menú comestibles con alto contenido de sal como embutidos (mortadela, jamón, chorizo), jamón endiablado, carne, sardinas enlatadas, aceituna, alcaparras, pasta de tomate y salsa tipo kétchup, mantequilla y margarina, pizza, pasapalos, snacks (chucherías saladas), queso blanco duro y queso fundido.

En "Menos sal, más vida" aconsejan sazonar con hierbas o especias (orégano, jengibre, romero y cilantro), usar aliños naturales como cebolla, ajo y ají dulce, eliminar de la mesa el salero y las salsas industrializadas, preparar la masa de las arepas sin sal, limitar la ingesta de alimentos con sal visible (señoritas, galletas, palitos de queso, papitas y semillas saladas), y evitar alimentos enlatados, deshidratados, cubitos, salsas, embutidos, quesos curados, chucherías, hojaldre y cachitos.

Hacer retroceder las alarmantes cifras de morbilidad y mortalidad por hipertensión y diabetes es posible, en parte con una alimentación equilibrada y controlada en cuanto a consumo de sal, azúcares y grasas. Justo en este propósito está enfocada la campaña de orientación "Juntos contra la malnutrición", cuyas guías son distribuidas en las farmacias de la red, comunidades vecinas y centros educativos, y están disponibles para todos en los portales www.fundacionbengoa.org y www.farmaciasaas.com.

En la mayoría de ellas hay, además, menús prácticos, saludables, variados y sabrosos, creados especialmente para favorecer la alimentación de los más pequeños de la casa.

Una década promoviendo buenos hábitos alimentarios

La campaña "Juntos contra la malnutrición" ha sido considerada en el ámbito académico y por parte de profesionales de la salud como uno de los esfuerzos de orientación nutricional más sostenido, coherente y consistente que ha tenido lugar en el país en los últimos años. Es el programa emblema de Responsabilidad Social Empresarial de Farmacia SAAS, el cual desarrolla en alianza con Fundación Bengoa como experto técnico desde el año 2004. Se define a sí misma como un esfuerzo comunicacional de alcance masivo sobre temas clave para una adecuada alimentación como factor decisivo para la salud, cuyo objetivo es alertar, orientar y ayudar a propiciar cambios en los hábitos alimentarios de la población.

Varias de sus piezas promovieron la adopción de buenos hábitos alimentarios, tales como combinar alimentos de varios colores en el plato, desayunar, comer por lo menos tres veces al día, variar las preparaciones para evitar el aburrimiento y la inapetencia, y cuidar la higiene de los alimentos al procesarlos y consumirlos. Otras de sus campañas se enfocaron directamente en la prevención de deficiencias y enfermedades como la anemia, la obesidad, la hipertensión y la diabetes.

La campaña ha producido 10 piezas: "La nutrición es a tres colores" (2005); "El desayuno hace la diferencia" (2006); "Dos no son suficientes" y "Variado y bien alimentado" (2007); "No se haga la vista gorda" (2008); "Con todos los hierros" (2009); "Por tu salud y la de tu hijo" (2010); "Comida peligrosa" (2011); "Menos sal, más vida" (2012) y "Azúcar: ¡Cuidado! No permitas que te atrape con su dulzura" (2013). Actualmente está en producción el contenido de su onceavo tema.