El versátil tamarindo


El tamarindo es un fruto tropical originario del subcontinente indio y llegó a nuestro país durante la colonización española. Se incorporó a nuestra cocina en muchos dulces criollos como las tradicionales conservas y jugos.

Esta fruta presenta un considerable aporte de potasio con 570 mg por cada 100 gramos según la Tabla de Composición de Alimentos para uso práctico, INN. Es la de mayor contenido de potasio después del higo seco y el dátil, siendo de estas tres la alternativa más disponible, económica y versátil.

El mito que inculpa al tamarindo como una fruta que provoca irremediablemente problemas digestivos está lejos de la realidad, salvo algunos casos de intolerancia. Si se seleccionan frescos, maduros y se procede a hervir la pulpa por 15 minutos garantizaremos una mejor digestibilidad del tamarindo evitando los efectos secundarios. Es importante consumirlo fresco y almacenarlo refrigerado sin añadir azúcar por un máximo de 18 horas, para evitar que fermente.

Aporte nutricional del tamarindo

Fuente:
Tabla de Composición de Alimentos para uso práctico, INN 1999.

Una de las presentaciones más extendidas del tamarindo es la tradicional conserva. Esta merece especial mención ya que no se recomienda su consumo en niños menores de cuatro años por la presencia habitual de sus semillas, y en pacientes diabéticos o que sufran de alguna otra enfermedad crónica no transmisible, por su alto contenido de azúcares.

Beneficios del tamarindo

El limitado y circunscrito uso del tamarindo en preparaciones como conservas y jugos, puede extenderse con mucha facilidad a la elaboración de salsas, chutney's carnes, acompañantes, ensaladas, cocteles y otros postres. Pocas veces se menciona el aporte del tamarindo en salsas muy famosas y de amplio uso como la salsa Worcestershire mejor conocida como salsa inglesa, a la cual otorga un toque exótico al clásico sabor conocido por todos.

A continuación se presenta una deliciosa y sana receta con tamarindo

Pollo al tamarindo

Ingredientes:

Preparación:

  1. Precaliente el horno por 10 minutos a 250°.

  2. Coloque 4 tazas de agua a hervir. Cuando este hirviendo coloque cuidadosamente la pulpa descongelada y deje por 15 minutos a fuego lento y reserve.

  3. Desprese y retire la piel del pollo para colocarlo en un recipiente.

  4. Aderece las presas de pollo con la mostaza preparada.

  5. Coloque el pollo en un recipiente refractario, vierta la pulpa de tamarindo, tape con papel aluminio y hornee a fuego a 200°F por 30 para cocinar por completo Se recomienda destapar y dorar las presas de pollo unos 5 minutos.

  6. Lave, higienice y pique el cilantro gruesamente.

  7. Sirva el pollo adornándolo con el cilantro picado.

Tiempo de preparación 40-50 minutos
Dificultad Fácil
Número de porciones 8

Aporte nutricional por porción Energía 350 Kcal, proteínas 37 g, grasas 20,0 g, carbohidratos 29 g, potasio 787 mg

Fuente: Tabla de Composición de Alimentos para uso práctico, INN 1999.

Fuentes del artículo

  1. Tabla de Composición de Alimentos para uso práctico, INN, 1999.

  2. Fichas técnicas de productos frescos y productos procesados, FAO, 2006.