Padres en la dulce espera


El embarazo es una época de mucha ilusión y alegría, pero también de muchas dudas e inquietudes. Descubra a continuación algunos datos que le guiarán en este dulce proceso de ser padres.

Llevar una alimentación sana y equilibrada es muy importante en todas las etapas de la vida, y especialmente durante el embarazo porque la salud y el estado nutricional de la madre en el momento de la concepción influyen en el crecimiento y desarrollo del futuro bebé.

La alimentación materna debe brindar suficiente energía y nutrientes para satisfacer las necesidades habituales de ambos, por ello es básico que la mujer cuente con un peso adecuado antes de la concepción, pues uno por debajo o por encima de lo recomendado puede afectar la salud de la criatura.

A la caza de nutrientes

El consumo promedio de energía para la población venezolana es de 2.300 calorías diarias, mientras que para la mujer embarazada es de 2.563 calorías. En esta etapa aumentan las necesidades de nutrientes y de energía de la madre, debido a los cambios corporales que ocurren en su organismo y por el proceso de formación del bebé.

También se vive un incremento en la necesidad de ciertas vitaminas y minerales como hierro, calcio y ácido fólico, y de las vitaminas A y C. Por ello, es básico un alto consumo de frutas enteras, vegetales crudos verdes, lácteos y pescado al menos dos veces por semana.

Una de las vitaminas más importantes es el ácido fólico, la cual pertenece al complejo B y es también conocida como vitamina B9. Su función es proteger al futuro bebé de malformaciones como ausencia de todo o parte del cerebro, espina bífida, y hendidura del labio y el paladar. Además, disminuye las posibilidades de dar a luz un bebé prematuro y de bajo peso.

Esta bondadosa vitamina puede obtenerse principalmente del hígado de pollo, espinacas, frijoles, caraotas, hígado de res o cerdo, hojuelas de maíz enriquecidas, lechuga, arvejas, remolacha, naranja y brócoli, entre otros.

¿Cuánto y cómo aumentar de peso?

Se suele escuchar que la mujer embarazada puede comer por dos, pero esto no es cierto. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido una ganancia de peso recomendada: aquellas que inicien la gestación con un peso adecuado pueden aumentar de 11 Kg a 16 Kg, las de bajo peso entre 13 Kg y 18Kg y las que presentan sobrepeso de 7 Kg a 11 Kg.

Tanto el aumento de peso insuficiente como el excesivo tienen consecuencias negativas para la madre y su hijo. En el primer caso, los riesgos incluyen infertilidad, anemia, recién nacido con bajo peso y muerte fetal. Por su parte, el sobrepeso y la obesidad se asocian con diabetes gestacional, hipertensión, preclampsia, mayor probabilidad de cesárea y diabetes tipo 2 en la madre, malformaciones congénitas en el feto y muerte fetal. Cumplir con los límites mencionados reduce el riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto.

Principios básicos

Los antojos que se presentan tan frecuentemente en los primeros meses del embarazo pueden ser complacidos, siempre que no afecten la alimentación o reemplacen a ciertos alimentos importantes en la dieta materna.

Lactancia materna: gotas de salud

La leche materna es el alimento perfecto, ya que contiene los nutrientes que el bebé necesita en la cantidad y concentración adecuada. Lo ideal es que se realice de manera exclusiva los primeros seis meses de vida, y complementada hasta los dos años.

La producción de leche ocurre gracias a la succión del recién nacido. Cuando esto sucede se liberan dos hormonas: la prolactina, encargada de la fabricación de la leche, y la oxitocina, cuya función es hacer que salga a través del pezón.

Para que esta sea una experiencia grata es fundamental que el pequeño haga un correcto agarre del pecho, éste debe cubrir con su boca todo el pezón y parte de la areola. Si no se hace de esta forma, los pezones duelen y se agrietan.

Es recomendable tomar agua antes, durante y después de amamantar, y no excederse en el consumo de café, chocolate, alcohol u otras bebidas estimulantes.

De vuelta al trabajo

Si planea regresar al trabajo y quiere continuar amamantando:

Fundación Bengoa