El mango, un manjar siempre disponible


El mango es un fruto tropical originario del subcontinente indio con más de 50 especies, de las cuales sólo unas pocas son comestibles. El mango llegó a nuestro país durante la colonización española y se incorporó en muchas preparaciones criollas como la tradicional jalea de mango.

Esta fruta se puede consumir verde, madura o deshidratada y su contenido nutricional difiere según su estado. El mango verde contiene mucha fibra y a medida que madura por la radiación solar se incrementan los azúcares que lo endulzan naturalmente. Si gusta consumirlo maduro se recomienda fresco, entero y en su óptimo estado de maduración.

La cosecha de mango se presenta entre mayo y septiembre, en esta época la disponibilidad aumenta y el precio baja, por lo que debe aprovechar para comprar y recolectar la cosecha de su comunidad. El excedente de mangos se puede almacenar congelados tanto verdes como maduros, en pulpas, así como también en jaleas, dulces y mermeladas.

Dependiendo de la región se consume en variadas preparaciones según su estado de maduración. El consumo de mango verde con sal, adobo o picante es muy tradicional, pero no son las más recomendables debido al exceso de sal común añadida. El exceso en el consumo de sal está relacionado directamente a la aparición y permanencia de la hipertensión arterial. El versátil fruto puede consumirse en cualquier estado, preparación y ser sometido a cualquier proceso culinario, últimamente destacado como ingrediente de ensaladas, salsas y frito como pasapalo.

El mito que inculpa al mango como una fruta que contribuye al aumento de peso está lejos de la realidad, el aporte calórico del mango por cada 100 g de pulpa es de apenas 62 calorías en su variedad "mango de bocado". Existen varios productos industrializados que presentan la misma cantidad de calorías en raciones más pequeñas.

Fuente: Tabla de Composición de Alimentos para uso práctico, INN 1999.

También el mango se utiliza como principio activo en tratamientos de belleza. La adecuada nutrición de la piel requiere vitaminas A y C de alto poder antioxidante, así como también betacarotenos que nutren la piel. Este tratamiento es ampliamente recomendado como preparación para un baño de sol y para recuperar la piel después del mismo.

Beneficios del mango

A continuación se presenta una deliciosa y sana receta con mango verde baja en sal.

Carpaccio de mango verde en siete pasos

Ingredientes:

Preparación:

  1. Coloque las almendras bien distribuidas en un refractario y lleve al horno a 250° hasta dorar ligeramente, retire y deje enfriar.

  2. Lave cuidadosamente los mangos y la rúgula.

  3. Seque la rúgula cuidadosamente con papel absorbente.

  4. Pele los mangos y deshoje la rúgula con cuidado.

  5. Corte los mangos a lo largo en rebanadas muy finas, enteras, grandes y delgadas.

  6. Rocié el mango con el jugo de limón por 5 minutos.

  7. En un envase coloque rebanadas del mango verde y encima la rúgula, el aderezo de mostaza miel y las almendras fileteadas.

Tiempo de preparación 10 minutos
Dificultad Fácil
Número de porciones 4

Aporte nutricional por porción Energía 110 Kcal, proteínas 2,35 g, grasas 2,93 g, carbohidratos 17,25 g.

Fuente: