Dietas libres de gluten


El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada (se recomienda evitar la avena por razones de procesamiento cruzado) y, en consecuencia, en todos los alimentos que son hechos con éstos. Cabe destacar que puede encontrarse también en algunas medicinas, vitaminas, bálsamos labiales y en el pegamento de los sobres.

Hoy en día existe un importante número de personas que no lo toleran y que sufren consecuencias en su cuerpo por consumirlo. Los especialistas llaman a esta condición la enfermedad celíaca. Se trata de un trastorno del sistema inmunológico que se activa cuando la persona ingiere algún alimento que contiene gluten. Entonces el organismo reacciona dañando su propio intestino delgado, lo cual impide que se aprovechen los nutrientes de los alimentos. Los síntomas más comunes son distención y dolor abdominal, diarrea y vómitos.

Este padecimiento puede ser muy grave y en el largo plazo, generar anemia, dificultad en el crecimiento y desarrollo, esterilidad, huesos débiles y quebradizos.

La única manera de mantener bajo control la enfermedad celíaca es evitando todos los alimentos y productos que contienen gluten. Al parar el consumo, el intestino sana.

¿Qué alimentos contienen gluten?

Para cuidar su salud es importante que pueda reconocer los alimentos que contienen esta proteína. Es ideal que reciba el apoyo de un especialista de la nutrición que le dé esta información, y le ayude a diseñar una dieta balanceada.

En general, todas las harinas e ingredientes hechos con trigo contienen gluten. Por ejemplo, harina blanca, de trigo duro, leudante, así como germen de trigo, y salvado de trigo.

Es importante tener claro que deben evitarse también los alimentos que usualmente son elaborados con trigo: pasta, trigo partido, pan, tortillas de harina, galletas, pastelitos, ponqués, cereales, así como algunos aliños y salsas.

El gluten también suele encontrarse en alimentos industrializados como sopas y cubitos deshidratados, chucherías, las papitas fritas, productos de charcutería, salchichas salami, chorizo, caramelos, aderezos para ensaladas y salsa de soya. Es importante señalar que la ostia de la comunión también contiene gluten.

Es de gran importancia que revise las etiquetas de los alimentos, para verificar los ingredientes y aditivos que contienen.

No obstante, cabe destacar que hoy en día, cada vez son más los productos que se fabrican en versiones libres de gluten y muchos de ellos presentan este logo.

¿Qué puede comer?

Llevar una dieta libre de gluten no es tarea fácil. Sin embargo, con creatividad y paciencia puede continuar disfrutando de diversas opciones alimenticias. Lo ideal es mantener un menú rico en frutas, vegetales, productos lácteos bajos en calorías, granos, huevos, carnes magras, pollo y pescado.

Cabe resaltar que existe un buen número de otros cereales y carbohidratos que sí se pueden incorporar a la alimentación:

Platos libres de gluten

Aún si tiene la enfermedad celiaca puede continuar disfrutando de comidas apetitosas y balanceadas. Para el desayuno puede optar por una tortilla de clara de huevos rellena de queso bajo en grasa, champiñones, cebollas y pimentones; o disfrutar de cereal libre de gluten con leche baja en grasa y acompañado de fruta fresca.

Por otra parte, en el almuerzo puede incluir pollo empanizado pero con harina de maiz precocida. Si desea preparar tortas puede elaborar la de queso criolla o de jojoto. Siempre evitando los cereales templados y productos industrializados.

Cuando llegue la hora de la merienda puede disfrutar de pera, manzana, cambur o mandarinas, o una porción pequeña de frutos secos.

Sus aliados también son los vegetales frescos como los tomates, zanahoria y el brocoli; y los huevos duros.

Recomendaciones

Fuentes:

@FUNDACIONBENGOA