¡Cuídese de la dulzura del azúcar!


Para prevenir las enfermedades ocasionadas por déficit o exceso en la alimentación, es necesario tener unos hábitos alimentarios balanceados y mantener el peso adecuado. Recordemos que el peso adecuado del adulto se logra al consumir las calorías necesarias y llevar una vida activa.

En el caso de los niños, vigilar el peso y la talla durante su crecimiento permite conocer la evolución de su estado nutricional y aplicar las correcciones en etapa temprana, para frenar cualquier alteración nutricional.

Para garantizar que gocen de plena salud, es necesario ofrecerles a los pequeños una alimentación variada y equilibrada que incluya, entre otros grupos de alimentos, los carbohidratos. El azúcar forma parte de este grupo y está contenido de forma natural en muchos alimentos, especialmente en las frutas. Sin embargo, el consumo de azúcar añadida, sobre todo si se hace en exceso, suele provocar sobrepeso y obesidad. En el largo plazo, puede desencadenar diabetes, cálculos en la vesícula biliar, enfermedades cardiovasculares y caries dental, cuando se descuida la higiene bucal.

Coromoto Tomei, pediatra y especialista en nutrición, explica que en Venezuela "cada vez es mayor el consumo de productos azucarados, sobre todo a expensas de jugos pasteurizados, bebidas gaseosas, azúcar añadida de forma excesiva, y de alimentos procesados como chucherías: caramelos, chupetas y chiclets". Agrega que debe vigilarse también el consumo de galletas rellenas o con cubiertas, y de los tés industrializados y los dulces en almíbar.


Entre raciones y porciones

Las recomendaciones sobre el consumo de azúcares varían según la edad. La Organización Mundial de la Salud aconseja que éste no exceda 10% de los requerimientos diarios de energía del individuo.

En tal sentido, en los mayores de 14 años y en adultos, el consumo de azúcares debería limitarse a 100 Kcal/día en el caso de mujeres, y 150 Kcal/día en hombres. Por su parte, los niños menores de dos años cubren sus requerimientos con los azúcares que contienen los alimentos de su dieta habitual: leche materna, fórmulas lácteas, frutas y cereales. En consecuencia, no es necesario añadirle azúcar a sus preparaciones.

Tomei afirma que en Venezuela es muy popular el consumo de café y jugos naturales con azúcar, así como bebidas achocolatadas. La recomendación es no agregarle azúcar a estas bebidas.

Es importante destacar que al aplicar sutiles cambios en la selección y preparación de los alimentos puede reducir la cantidad de azúcar, y conseguir grandes beneficios para la salud. Para prevenir enfermedades y lograr una juventud prolongada saludable, resulta fundamental vigilar desde la niñez el azúcar que se oculta en los alimentos.

Prefiera siempre los alimentos naturales, ya que contienen menos azúcar, como las frutas elija la lechosa, melón, manzana, naranja y toronja, cambur, patilla, guanábana y uva. Si tiene problemas con la glicemia prefiera las frutas menos dulces y no olvide moverse.

Cuide mucho su alimentación y la de su familia, puesto que el exceso de azúcar le hace daño a su salud.


Tips para controlar el consumo de azúcares


Sabía que...